Desarrollo de nuevas soluciones de packaging a través de estrategias de eco-diseño con el objetivo de crear envases con una segunda función, elaboradas con biomateriales a partir de residuos orgánicos y producidas en colaboración con colectivos de mano de obra social.

 
Queremos reducir el impacto en el medio ambiente que genera la industria del packaging a nivel mundial, tanto en su origen productivo como en su final de ciclo de vida, y al mismo tiempo ayudar a cerrar el ciclo de otras materias y subproductos que “sobran”. Todo a través de una metodología innovadora que pueda escalarse y replicarse de un modo sencillo para crear puestos de trabajo dignos y con un objetivo constructivo comunitario.
 

Imaginamos Closka como un referente a nivel mundial en soluciones de envasado circular y sostenible, produciendo en diferentes puntos del planeta, aprovechando los recursos de cada lugar y sembrando sus valores en la comunidad por medio de la valorización de los productos propios de cada sitio.

En este proyecto que participa en el programa del acelerador Food Tech 3.0 contamos con la colaboración del diseñador Dihue Miguens.